SÉ LO QUE ESTÁS PENSANDO
TELEPATÍA EN LAS RELACIONES DE PAREJA

  • “¿Me queda bien este pantalón?
  • Sí.
  • Lo sabía, me hace gorda.
  • Pero si te he dicho que sí.
  • Ya, pero lo dices por quedar bien.” (Enfado)

Este pequeño diálogo ilustra uno de los problemas de comunicación que a menudo se da en las relaciones de pareja: la lectura del pensamiento. Se trata de un error en el procesamiento de la información que nos lleva a suponer que es posible adivinar los pensamientos y las intenciones de otra persona. En términos humorísticos diríamos que consiste en creer que llevamos incorporado un Rappel, que podemos leer la mente del prójimo con una clarividencia absoluta y posibilidad cero de error.

La lectura del pensamiento puede tomar dos formas:

1. Puedo suponer que sé lo que está pensando mi pareja, a pesar de que esta niegue reiteradamente mi suposición. Los rayos equis me permiten afirmar sin margen de duda que lo que yo creo es rotundamente cierto y que mi pareja está mintiendo. El conflicto surge porque bloqueo la posibilidad de diálogo y además cuestiono la veracidad de sus palabras. El enfado está garantizado.

2. Puedo atribuir a mi pareja la capacidad telepática, exigiendo que sepa lo que yo necesito, quiero, deseo,… a pesar de no habérselo manifestado abiertamente. Como hasta el momento la telepatía no está incluida entre las virtudes de los seres humanos, la decepción aparece sí o sí.

Las creencias románticas y no realistas del tipo “Si realmente me quisieras sabrías que…”, “si de verdad te importara hubieses…(hecho eso que yo esperaba pero que no te he contado)”, etc. sirven para que se vaya decolorando el traje del príncipe azul que en esos momentos es de todos los colores menos azul.

Y sitúo esta distorsión cognitiva en términos femeninos porque diferentes estudios sobre el fenómeno de la lectura del pensamiento en las relaciones de pareja heterosexuales indican que son especialmente las mujeres quienes cometen este error (Pereiro, 2006).

¿Qué tengo que hacer para que mis predicciones no sean inexactas y para que mi pareja no sea recriminada por no haber hecho el curso de lectura de la bola de cristal? Utilizar una de nuestras capacidades: la comunicación abierta y directa.

En lugar de interpretar y dar por cierta mi conclusión, pregunto primero por los hechos concretos que me interesan, de modo que inicio un diálogo entre dos personas adultas en lugar de dar comienzo a la novela de género negro “Sé lo que estás pensando”.

Esa misma posibilidad de comunicación interpersonal la tenemos que emplear en exponer a nuestra pareja nuestras necesidades e ilusiones. Se trata de no mantener agendas ocultas que la otra parte tenga que descubrir, sino de compartirla para facilitar que se hagan realidad nuestras anotaciones.

Tú decides: ¿Telepatía o “con empatía”?

Si te ha gustado este artículo te animo a compartirlo. ¡Muchas gracias!

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn