¿POR QUÉ SOMOS INFIELES?
CUANDO EL SEXO NO ES EXCUSA

Según los datos aportados por la web Ashley Madison, originariamente creada para personas casadas que deseaban tener relaciones extramatrimoniales bajo el lema “La vida es corta. Ten una aventura”, España es el país más infiel de Europa y ocupa el cuarto lugar a nivel mundial por detrás de EEUU, Canadá y Brasil.

Resulta, asimismo, destacable que España es el segundo país del mundo, por detrás de Australia, con mayor número de inscripciones femeninas en dicha web.

Con independencia de estos datos, lo cierto es que muchos de nosotr@s tenemos la sensación de que los niveles de infidelidad han aumentado tanto en hombres como en mujeres. Tradicionalmente la explicación dada para la infidelidad ha sido que “se busca fuera de casa lo que no te dan dentro”, argumento puesto mayoritariamente en boca de los hombres y que traducido quería decir que si no tenían sexo en casa lo buscaban fuera.

Aunque las escasas o no satisfactorias relaciones sexuales puedan explicar un porcentaje de las infidelidades, lo cierto es que en la práctica profesional como psicóloga de pareja me encuentro mayoritariamente con personas que de forma individual y confidencial me comentan que las relaciones sexuales con su pareja estable son muy satisfactorias.

La respuesta al por qué de la infidelidad no es inmediata. Pocas personas son capaces de responder al “por qué lo has hecho” formulado por su pareja con profunda decepción y dolor.

Quizá la respuesta automática que nos viene a la cabeza para explicar la infidelidad es “porque realmente ya no le/la quiere. Si le/la quisiera no lo hubiese hecho”. En este punto es importante diferenciar entre aquellas parejas que tras descubrirse la infidelidad deciden terminar su relación y aquellas que apuestan por realizar una terapia de pareja y darse una oportunidad.

Centrándome en esta segunda circunstancia la explicación de falta de amor no resulta válida. De hecho se reconocen y explicitan los sentimientos amorosos y un fuerte compromiso con la lucha por mantener la relación. La causa de la deslealtad se sitúa muchas veces en la insatisfacción vital. No sentirse a gusto consigo mism@, no gustarle la realidad cotidiana de su vida aunque haya sido escogida (por ejemplo, el cambio de vida tras tener hij@s), no saber cómo enfrentar los problemas que van surgiendo, etc. pueden producir un deseo de alejamiento y ruptura de la realidad, incluida la pareja.

En este sentido, en ocasiones puede ser infiel una persona que es inmadura emocionalmente, que no valora racionalmente las posibles consecuencias de sus actos sino que se deja llevar por el juego del momento, que no empatiza con los sentimientos de su pareja, que, en definitiva, no sabe querer desde la adultez.

El aspecto positivo es que se puede aprender a enfrentar la vida, a comunicar a la pareja los sentimientos agradables y desagradables que experimentamos durante el camino y a bienquerer para evitar el sufrimiento que conlleva la infidelidad.

Ashley Madison se autodefine actualmente como “la comunidad de citas con la mentalidad más abierta del mundo”. Quizá simplemente se trate de cambiar de mentalidad y abrir mi mundo a “mi cita”. La vida es corta. Aventúrate.

Si te ha gustado este artículo, te animo a compartirlo. ¡Muchas gracias!

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn